Cómo evitar el spam en tus correos electrónicos

El spam es un problema común en el envío de correos electrónicos y puede afectar la efectividad de tus comunicaciones con los clientes

En la actualidad, el correo electrónico es una herramienta fundamental para cualquier empresa que quiera establecer una comunicación efectiva con sus clientes. Sin embargo, una de las mayores preocupaciones al enviar correos electrónicos es el SPAM. Se conoce como SPAM a la práctica de enviar correos electrónicos no deseados o de contenido inapropiado a una gran cantidad de destinatarios. Por esta razón, es importante tomar medidas para evitar el SPAM en tus correos electrónicos y garantizar que tus comunicaciones lleguen a tus clientes de manera efectiva.

Pero además de no realizar esta práctica, debes asegurarte que tus mensajes no sean vistos como SPAM por los filtros Anti-SPAM que lo van a analizar de forma automática, por lo que aquí compartiremos algunas prácticas para obtener mejores resultados:

Utiliza una lista de correos actualizada: Una de las formas más efectivas de evitar caer en los filtros Anti-SPAM es asegurarte de que estás enviando correos electrónicos a destinatarios que realmente quieren recibirlos. Para ello, es fundamental tener una lista de correos actualizada y segmentada según los intereses de tus suscriptores y clientes.

Usa un asunto atractivo: El asunto es la primera impresión que los destinatarios tendrán de tu correo electrónico. Por lo tanto, debes usar un asunto atractivo que llame la atención de los destinatarios y les anime a abrir el correo electrónico.

Evita palabras de SPAM: Algunas palabras pueden activar los filtros de SPAM y hacer que tus correos electrónicos se envíen directamente a la carpeta de correo no deseado. Evita palabras como “gratis”, “descuento”, “oportunidad”, entre otras, y asegúrate de que tu contenido sea relevante y útil para los destinatarios.

Usa un remitente reconocible: Es importante que los destinatarios sepan y reconozcan quién les está enviando el correo electrónico. Utiliza un remitente reconocible, como el nombre de tu empresa, para que los destinatarios puedan identificar fácilmente el correo electrónico.

Incluye un enlace de baja de suscripción: Es fundamental incluir un enlace de baja de suscripción en tus correos electrónicos para que los destinatarios que ya no estén interesados en recibir tus correos electrónicos puedan darse de baja de manera fácil y rápida. Esto te ayudará a mantener una lista de correos actualizada y a evitar el SPAM.

Evita el envío de correos electrónicos masivos: El envío de correos electrónicos masivos puede hacer que tus correos electrónicos se consideren SPAM. Por lo tanto, es crucial segmentar tus listas de correos y enviar correos electrónicos personalizados e importantes para cada grupo de destinatarios.

Haz pruebas antes de enviar: Antes de enviar tus correos electrónicos, es valioso hacer pruebas para asegurarte de que no estás enviando correos electrónicos no deseados. Envía tus correos electrónicos a un grupo reducido de destinatarios y comprueba si están llegando a la bandeja de entrada o a la carpeta de spam.

 

Para concluir, es valioso recordar que el SPAM en los correos electrónicos no solo es molesto para los destinatarios, sino que también puede ser perjudicial para la reputación de tu empresa y la efectividad de tus campañas de email marketing. Al utilizar las prácticas recomendadas de email marketing, personalizar tus correos electrónicos y segmentar tu lista de contactos, puedes asegurarte de que tus correos electrónicos lleguen a los destinatarios adecuados y sean bien recibidos.

CHATEA EN LÍNEA CON UNO DE NUESTROS ASESORES